miércoles, 3 de agosto de 2016

Azul

Nunca he tenido miedo a la oscuridad, pero sí a lo que puede encontrarse en su interior.

Cuando eres lo suficientemente mayor como para que tus padres echen un vistazo debajo de tu cama y tienes que darte por vencido, descubres que todo está en tu imaginación y que lo único que has estado haciendo es huir contigo de ti.

Hace un par de años que he tenido el placer de descubrirlo, pero no habría podido conseguirlo sin su voz.

Cada vez que apago la luz y cierro los ojos, intento escucharle. Aunque esté en silencio y solo sea mi respiración la protagonista: porque es el rayo de luz que buscas en un túnel sin salida.

Es la risa en la que no puedes dejar de pensar porque resuena en tu cabeza como tu canción favorita. Es la sonrisa que está ahí para ti incluso cuando no puedes sentirla. Son los lunares tus constelaciones preferidas. Es el océano que tiene por ojos, en los que te zambullirías.

Es humano y también un mundo. Es el abrazo infinito en el que esperas que te reciba. Es una estrella que no necesita oscuridad para brillar. Es un corazón que espero ver siempre latiendo. Es inmenso y también vulnerable.

Es mi color favorito.

Azul.


No importa el tono, ni la intensidad. Es azul y eso le hace mágico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario