lunes, 21 de diciembre de 2015

¿Así que quieres ser artista?

Arte quizá sea aquello que pueda encontrarse expuesto en un museo, una obra original realizada por una persona reconocida.
Arte es aquello que sin necesidad de verlo o tocarlo puede hacerte sentir algo.
Hay personas que son arte. Cada una de ellas deseó con toda su alma ser artista en algún momento inesperado de su vida. Como aquel niño que sueña con ser astronauta porque una noche se detuvo a observar la luna más tiempo de lo habitual e imaginó su textura y la felicidad que le causaría el simple hecho de caminar sobre ella. Como aquel niño que sueña con triunfar en el mundo de la música, o en el de la moda.
¿Quieres ser artista? De acuerdo. No dejes que nadie te diga que no puedes serlo. Sal a la calle en invierno y siente como el frío te cala hasta las entrañas. En otoño siéntete identificado con las hojas marchitas que caen de los árboles. Túmbate sobre el césped en primavera y siente como el aroma de las flores se cuela por tus fosas nasales. En verano acaricia la arena y siente el calor que emana en la yema de tus dedos. Sé parte del mundo y deja que el mundo forme parte de ti. Siente como el arte, poco a poco, te va tocando hasta la médula sin ni siquiera rozarte, porque está en todas partes. No puedes verle, pero él a ti sí.
Está esperando a encontrarte trabajando para aparecer, de la misma manera en la que lo hace la inspiración.
Está esperando a que hagas lo imposible posible, a que dejes de perder el tiempo.
A que le encuentres.

martes, 1 de diciembre de 2015

Siente

Arte somos nosotros cuando nadie nos ve, porque el arte no es lo que puedes observar, sino lo que te hace sentir. 
Cuando escuchamos el silencio y nos encontramos sin estar buscando nada en absoluto. Cuando lo único que necesito son unos brazos que me protejan de todo aquello que causa el caos en mis versos rotos; cuando vuelvo a encontrarte al escuchar tu voz por primera vez en la penumbra de las calles vacías. Cuando me salvas la vida sin necesidad de perder esta misma. Con una mirada, una pequeña sonrisa. Cuando me abrazas en sueños y despierto sintiendo tu presencia alrededor de mi cuerpo. Cuando me lanzo al abismo sin preguntarme qué me estará esperando al final, porque un pedazo de mí sabe con certeza que tú estarás allí. 
Todos estamos hechos de pequeños detalles. Pequeños trozos que nos pertenecen, pero que en el fondo no están adheridos a nosotros. Y son ellos los que desde un principio tememos perder, destrozar u olvidar cada una de sus partes, aunque en ocasiones sea necesario o inevitable. Son ellos los que también pertenecen a otras personas. 
Siempre existirá un lugar en el mundo que esté hecho a medida para cada uno de nosotros. Los que merecen ser visitados más de una vez, en los que merece la alegría quedarse a vivir. En los que uno se siente uno; en los que uno nace sin haber muerto antes. Los lugares que encuentras casi por casualidad, pero sabiendo que algún día, por muy lejano que lo sintieras, lo encontrarías. Un lugar que te hiciera sentir el humano más fuerte del mundo entero. De nuestra galaxia. Del universo. Que no es nuestro, ni tampoco tuyo, porque hay demasiada gente que lo ha tomado prestado y jamás lo ha devuelto. Al igual que la luna, el sol y las estrellas.
Y no hará falta que ese lugar te prometa que pondrá tu nombre a una estrella en muestra del sentimiento tan grande que le invade cada vez que le visitas.
No temas si aún no lo has encontrado, porque quizás podrías ser tú.
Todo el mundo sabe que buscando no se encuentra nada, así que... siente.

Para toda la vida

Podrá o no la gente creer en nosotros, pero yo sí creo en ti. Porque te quiero sin necesidad de que lo devuelvas; te quiero para que te quieras. Porque no hay nada que me duela más que ver como te infravaloras. 
Que yo te quiero sin ataduras. Sin un "para siempre", sin "este día empecé a quererte". Porque siempre es mucho tiempo, y el amor toca tu puerta cuando menos te lo esperas, y a veces sin darte cuenta. 
Te quiero como para contar las estrellas todas las noches. Como para contarte los lunares. Como para observar las primeras sombras de la tarde entre tus brazos. Te quiero como para pasarme el resto de mi vida recordándote lo maravilloso que puede ser el mundo cuando te tengo a mi lado. Te quiero como para que tu voz sea el despertador de todas mis mañanas. Como para que mis manos vayan a morir a las tuyas cada vez que les entren ganas.

Te quiero como para acariciarte los miedos. Como para hacerte cosquillas para solo escuchar tu risa. Te quiero como para toda la vida, pero con un poco a poco.

Amor... eres tú

El amor es todo lo que no ha sido escrito jamás.
El amor es una palabra vacía que se llena con lo que sentimos, y nunca nadie ha podido expresar íntegros sus sentimientos.
La palabra amor son unos brazos abiertos, y el concepto o significado que le damos es la persona, animal u objeto que se acurruca entre ellos.
El amor es decir "te quiero" y demostrarlo. El amor es amar, aunque sea en vano.
Amor... eres , al completo.