miércoles, 27 de mayo de 2015

Gris

Si el blanco está muy lleno
y el negro muy vacío,
¿cómo está el gris;
medio lleno,
o medio vacío?

martes, 19 de mayo de 2015

Matemáticas

El amor es como las matemáticas;
si no lo entiendes
no puedes hablar de él.
Aunque,
si te soy sincera
el amor no se entiende
el amor se siente
y aunque no pueda sentir las matemáticas
puedo decirte que uno más uno
no son dos
somos nosotros.
Y no sé si eso será amor,
pero lo siento como si lo fuera.

Mar

Nunca he comprendido el por qué el mar es azul.
Si es porque se refleja en el cielo, o es azul porque quiere serlo.
Porque ya había mucho color esperanza en el mundo.
Demasiado amarillo.
Luz, claridad.
Y él eligió ser azul porque quiso.
Porque a veces es tranquilo, y cuando se enfurece te lleva consigo.

Microcuento

Antes de nada
y después de todo
él me enseñó a quererme hasta las trancas
con solo mirarle a los ojos.

Aferrarse

Y pregunto
por qué
nos aferramos
a algo
a lo que no
pertenecemos
porque quiero quedarme
a vivir aquí
en su corazón
aunque no pertenezca
a sus latidos
ni a su sangre.
Y es que hay lugares
a los que uno
no pertenece
pero quiere quedarse.
Porque uno no es
de donde nace,
uno es de donde
elige ser.
Y yo
te elijo
a ti.

(A)Marte

He estado pensando sobre nosotros
de donde venimos
y a donde vamos
y en mi cabeza se han creado
cientos de preguntas
que comienzan por
Vamos
y terminan con
A de Marte
porque venimos de Fobos
y Deimos
y vamos a encontrarnos
pero no sé si será como un nosotros
o como un tú
y yo
porque quizá solo somos
un fuimos
que nunca fue.

domingo, 3 de mayo de 2015

Esperanza

Hoy voy a llorar tantas flores que hasta la primavera va a sentir envidia de mis ojos.
O quizá llore lágrimas en blanco y negro.
Y luego haré que sean amarillas.
Y después rojas.
Y por último azules.
Y estás últimas las mezclaré con las segundas y crearé las lágrimas verdes, del color de la esperanza.
Y con ellas pintaré en un lienzo tu rostro
y formaré tu sonrisa con las flores que lloré mientras escribía este texto sobre la hoja de papel que ahora descansa sobre tu espalda.

sábado, 2 de mayo de 2015

-

No te puedes hacer una idea de lo jodidamente brillante que estaba el cielo ayer.
Con sus veinte estrellas por metro cuadrado, y la luna envuelta en ellas.
Me estaba sonriendo, te lo estoy jurando.
Y me miraba de una manera que hacía que mi cuerpo se estremeciera de pies a cabeza.
Y no veas como hablaba.
No se callaba.
Y le conté nuestra historia, esa que suelo redactar a las dos de la madrugada,
cuando ya tu alma ha decidido irse a descansar.
Y no sé que horas serán
pero sé que el cielo no volverá a brillar como el día de ayer.
Y no veas como esperaba a que le mirases
pero nunca más te vio asomarte a la ventana,
ni mucho menos subirte al tejado para cantarle.
Y no veas como las estrellas lloraban
esperando un regreso que nunca volvería a suceder.
Y no veas lo que me está costando escribir esto
porque ayer grité con ellas como si me hubieran robado la razón por la cual sigo viva
y no tuvieran intención de devolverla.
Y a pesar de todavía no encontrarla, sigo escribiéndote porque la voz no me permite decirte lo mucho que te quiero y he querido siempre.

15

Anoche volví a soñar contigo.
Es tan placentera la sensación de dormir y sentir que me vas a querer mientras lo hago.
Tan triste el despertar y darme cuenta de que ya no estás.
Querría descansar toda la vida si así soy correspondida.
Hoy me declaro otra persona.
Hoy, para ti, soy un enigma.
Mañana tal vez sea una adivinanza, o quizás una fábula.
¿Podrías buscar en mí la moraleja que contengo?
Porque necesito encontrarme.