lunes, 27 de abril de 2015

Quería volar

Todo comenzó hace unos años
cuando aún era niña y odiaba las matemáticas 
las divisiones se le daban mal
porque no entendía de razones ni de cocientes
y tampoco comprendía que a veces uno más uno no son dos
porque si uno no quiere no se puede
y durante aquellos años se le llenó demasiado el vaso
pero no lo comparó con ningún otro porque posiblemente las comparaciones tampoco se le dieran bien
y siempre soñó con volar porque todo el mundo le decía que era imposible
y más tarde comprendió que hay algunas cosas que no están destinadas a ser y por esa misma razón dejaban de quererse
y se dio cuenta de que las comparaciones no eran lo suyo cuando se dio de bruces contra el vaso e hizo que se derramara 
y aprendió a volar solo para demostrar que todo podría ser posible
y los llamó a todos para que observaran el espectáculo
y le pareció que todo el mundo gritaba su nombre con horror
y una de sus alas estaba rota
y ya no eran dos sino una
y se vio reflejada en el agua y se comparó con la campeona de natación de la secundaria porque ella no sabía nadar

y saltó con los brazos abiertos sin pensar en un final menos trágico para esta historia. 

jueves, 23 de abril de 2015

Querer

No quiero que me quiera
porque yo le quiero
y tampoco que lo haga por inercia
quiero que me quiera
porque no se necesita a alguien para ser feliz
y pese a eso no quiere perderme
quiero que me quiera
porque lo siente cada mañana al despertar
aunque un día ya no despierte
quiero que me quiera
porque quizá esta noche se lo confiese
y me apetece oír que él también lo hace
que se quiere
y me quiere.

miércoles, 1 de abril de 2015

Sentirse vivos

Escúchame
quiero contarte una historia
sobre una niña
que creció
y escribió
solo para no
envejecer
porque había oído decir
que haciendo cosas
que la hicieran sentir viva
podría morir
sin sentir dolor
y lamentablemente
murió
dejando la última hoja
de su historia
en blanco
y le gustaría que alguien
borrara los puntos suspensivos
con los que acabó
y continuara su vida
como si aun su cuerpo
y alma
siguieran ahí
porque no hay final
para quienes viven 
con la ilusión
de sentirse vivos. 

Antónimos

Esta mañana
mi hermana me dijo
"Con mentiras
no llegas a ninguna parte"
Y le contesté
"Con verdades
tampoco".