martes, 17 de marzo de 2015

Fin

Érase una vez
una cerilla
que se encendió
y alguien
la sopló.
Fin.

Esta es la prueba
de que no
siempre
puede haber
final
feliz. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario