sábado, 7 de febrero de 2015

Lo dejaré caer

Dejaré caer un te quiero,
como si fuera la primera vez que esas palabras se escapan de mi boca.
Y me esconderé en tu cuello,
y evitaré inhalar tu aroma varonil,
porque más tarde te tendrás que marchar
y todavía no estoy hecha para dejarte ir,
aún habiéndolo intentado cuando ni siquiera estabas cerca.
De qué vale tanto teatro
si a la hora de la verdad
no sé aceptar tu ida.
No hables, disfrutemos el ahora.
Porque ya mañana será pasado,
pero plasmaré en tu hombro con mis lágrimas que siempre te quise en presente.
[y aun lo hago].


No hay comentarios:

Publicar un comentario