sábado, 28 de febrero de 2015

Amor

Supongamos que el amor nunca muere por mucho que pasen los años.
Como si el fuego se apagase y se quedaran las cenizas.
Como si a las cenizas se las llevara el viento y solo resistieran las almas de los amados.
Como si los te quiero que nunca se dijeron ya no les ardieran en los labios.
Como si los mensajes que se enviaban se autodestruyeran.
Como si uno de ellos falleciera.
Como si ambos lo hicieran. 
Como si se olvidaran los versos de Neruda.
Como si renunciaran a firmar una carta con las rimas de Bécquer. 
Como si el amor abandonara.
Como si ya no sientes nada. 
Como si el corazón deja de latir.
Siempre habrá una parte de ti que le querrá con inteligencia,
y otra que le odiará con todas las entrañas.
¿O era al contrario?


No hay comentarios:

Publicar un comentario