sábado, 28 de febrero de 2015

Amor

Supongamos que el amor nunca muere por mucho que pasen los años.
Como si el fuego se apagase y se quedaran las cenizas.
Como si a las cenizas se las llevara el viento y solo resistieran las almas de los amados.
Como si los te quiero que nunca se dijeron ya no les ardieran en los labios.
Como si los mensajes que se enviaban se autodestruyeran.
Como si uno de ellos falleciera.
Como si ambos lo hicieran. 
Como si se olvidaran los versos de Neruda.
Como si renunciaran a firmar una carta con las rimas de Bécquer. 
Como si el amor abandonara.
Como si ya no sientes nada. 
Como si el corazón deja de latir.
Siempre habrá una parte de ti que le querrá con inteligencia,
y otra que le odiará con todas las entrañas.
¿O era al contrario?


Suspiros

Noches soñando
un ojo abierto
el otro contigo
Besos en tu rostro
caricias en mi cuerpo
y el amor en la cama
Música en la radio
luna y estrellas en el cielo
tú conmigo
Uno solo en la habitación
calor
y suspiros
te quiero
digo
no te vayas
respondes
y despierto


viernes, 20 de febrero de 2015

sábado, 7 de febrero de 2015

Lo dejaré caer

Dejaré caer un te quiero,
como si fuera la primera vez que esas palabras se escapan de mi boca.
Y me esconderé en tu cuello,
y evitaré inhalar tu aroma varonil,
porque más tarde te tendrás que marchar
y todavía no estoy hecha para dejarte ir,
aún habiéndolo intentado cuando ni siquiera estabas cerca.
De qué vale tanto teatro
si a la hora de la verdad
no sé aceptar tu ida.
No hables, disfrutemos el ahora.
Porque ya mañana será pasado,
pero plasmaré en tu hombro con mis lágrimas que siempre te quise en presente.
[y aun lo hago].


jueves, 5 de febrero de 2015

Arte

Busqué
en el diccionario
sinónimos de la palabra
arte,
y entre ellos
encontré
tu nombre.

martes, 3 de febrero de 2015

Leerte

Cómo me gustaría leerte.
Leerte, a ti.
Tomarte de las manos y leerte los antebrazos.
Y después el pecho.
¿Qué es lo que dice tu corazón?
Le oigo latir.
¿Qué es lo que quieres decirme?
Todavía puedo avanzar.
Y subir por tu cuello.
Y me cruzo con tus labios.
Y sobre tu nariz.
Y me detengo en tus ojos.
Y...
¿podemos empezar de nuevo?
Me perdí.