lunes, 21 de diciembre de 2015

¿Así que quieres ser artista?

Arte quizá sea aquello que pueda encontrarse expuesto en un museo, una obra original realizada por una persona reconocida.
Arte es aquello que sin necesidad de verlo o tocarlo puede hacerte sentir algo.
Hay personas que son arte. Cada una de ellas deseó con toda su alma ser artista en algún momento inesperado de su vida. Como aquel niño que sueña con ser astronauta porque una noche se detuvo a observar la luna más tiempo de lo habitual e imaginó su textura y la felicidad que le causaría el simple hecho de caminar sobre ella. Como aquel niño que sueña con triunfar en el mundo de la música, o en el de la moda.
¿Quieres ser artista? De acuerdo. No dejes que nadie te diga que no puedes serlo. Sal a la calle en invierno y siente como el frío te cala hasta las entrañas. En otoño siéntete identificado con las hojas marchitas que caen de los árboles. Túmbate sobre el césped en primavera y siente como el aroma de las flores se cuela por tus fosas nasales. En verano acaricia la arena y siente el calor que emana en la yema de tus dedos. Sé parte del mundo y deja que el mundo forme parte de ti. Siente como el arte, poco a poco, te va tocando hasta la médula sin ni siquiera rozarte, porque está en todas partes. No puedes verle, pero él a ti sí.
Está esperando a encontrarte trabajando para aparecer, de la misma manera en la que lo hace la inspiración.
Está esperando a que hagas lo imposible posible, a que dejes de perder el tiempo.
A que le encuentres.

martes, 1 de diciembre de 2015

Siente

Arte somos nosotros cuando nadie nos ve, porque el arte no es lo que puedes observar, sino lo que te hace sentir. 
Cuando escuchamos el silencio y nos encontramos sin estar buscando nada en absoluto. Cuando lo único que necesito son unos brazos que me protejan de todo aquello que causa el caos en mis versos rotos; cuando vuelvo a encontrarte al escuchar tu voz por primera vez en la penumbra de las calles vacías. Cuando me salvas la vida sin necesidad de perder esta misma. Con una mirada, una pequeña sonrisa. Cuando me abrazas en sueños y despierto sintiendo tu presencia alrededor de mi cuerpo. Cuando me lanzo al abismo sin preguntarme qué me estará esperando al final, porque un pedazo de mí sabe con certeza que tú estarás allí. 
Todos estamos hechos de pequeños detalles. Pequeños trozos que nos pertenecen, pero que en el fondo no están adheridos a nosotros. Y son ellos los que desde un principio tememos perder, destrozar u olvidar cada una de sus partes, aunque en ocasiones sea necesario o inevitable. Son ellos los que también pertenecen a otras personas. 
Siempre existirá un lugar en el mundo que esté hecho a medida para cada uno de nosotros. Los que merecen ser visitados más de una vez, en los que merece la alegría quedarse a vivir. En los que uno se siente uno; en los que uno nace sin haber muerto antes. Los lugares que encuentras casi por casualidad, pero sabiendo que algún día, por muy lejano que lo sintieras, lo encontrarías. Un lugar que te hiciera sentir el humano más fuerte del mundo entero. De nuestra galaxia. Del universo. Que no es nuestro, ni tampoco tuyo, porque hay demasiada gente que lo ha tomado prestado y jamás lo ha devuelto. Al igual que la luna, el sol y las estrellas.
Y no hará falta que ese lugar te prometa que pondrá tu nombre a una estrella en muestra del sentimiento tan grande que le invade cada vez que le visitas.
No temas si aún no lo has encontrado, porque quizás podrías ser tú.
Todo el mundo sabe que buscando no se encuentra nada, así que... siente.

Para toda la vida

Podrá o no la gente creer en nosotros, pero yo sí creo en ti. Porque te quiero sin necesidad de que lo devuelvas; te quiero para que te quieras. Porque no hay nada que me duela más que ver como te infravaloras. 
Que yo te quiero sin ataduras. Sin un "para siempre", sin "este día empecé a quererte". Porque siempre es mucho tiempo, y el amor toca tu puerta cuando menos te lo esperas, y a veces sin darte cuenta. 
Te quiero como para contar las estrellas todas las noches. Como para contarte los lunares. Como para observar las primeras sombras de la tarde entre tus brazos. Te quiero como para pasarme el resto de mi vida recordándote lo maravilloso que puede ser el mundo cuando te tengo a mi lado. Te quiero como para que tu voz sea el despertador de todas mis mañanas. Como para que mis manos vayan a morir a las tuyas cada vez que les entren ganas.

Te quiero como para acariciarte los miedos. Como para hacerte cosquillas para solo escuchar tu risa. Te quiero como para toda la vida, pero con un poco a poco.

Amor... eres tú

El amor es todo lo que no ha sido escrito jamás.
El amor es una palabra vacía que se llena con lo que sentimos, y nunca nadie ha podido expresar íntegros sus sentimientos.
La palabra amor son unos brazos abiertos, y el concepto o significado que le damos es la persona, animal u objeto que se acurruca entre ellos.
El amor es decir "te quiero" y demostrarlo. El amor es amar, aunque sea en vano.
Amor... eres , al completo.

martes, 10 de noviembre de 2015

Llena de vacío

Desperté una mañana de septiembre con las manos congeladas y la mente sucumbida por la oscuridad. La ventana estaba abierta. Aunque no recuerde el número exacto de los escalofríos que recorrieron mi cuerpo, sé que fueron causadas por el frío que me estaba helando hasta las entrañas.
Como era rutina, fueron los recuerdos los que tocaron la puerta. Les dejé pasar y preparé café para todos. Cada una de ellos tenía algo que contar, pero les detuve antes de que comenzaran a debatir entre cual era el recuerdo más importante y por el cual yo había llorado más.
Les dije que, sencillamente, había personas que no estaban hechas para nadie. Sus almas no estaban destinadas a encontrarse. Tan lejos una de la otra que es imposible que alguna vez lleguen a tocarse. O, en el peor de los casos, que les toque estar sentadas cara a cara y que ninguna de las dos pueda hacer nada por estar entre los brazos de la otra.
Y no sé cuál de las dos opciones será más dura, pero si sé que allí donde debería de encontrarse mi alma gemela, hay un vacío tan inmenso que me ocupa de pies a cabeza.
Llena de vacío.

miércoles, 28 de octubre de 2015

No me olvides

Eres el poema que siempre quise escribir
porque estás como ausente, lejana
porque tu voz sueña silenciosa
porque tienes el rostro estrellado
las pupilas navegando en el mar de tu iris
mi corazón siendo amante de tu último aliento
mis miedos abrazados a la deriva de tus sueños.

Te llenaría la espalda de versos caóticos
conquistaría Urano bajo tus labios
le escribiría cartas de amor a la muerte
para que no viniese a recogerte.
Podría dedicarle cientos de historias a tu universo
en las que sus galaxias fueran las protagonistas
y ellas todavía no me mirarían
de la manera en la que yo te observo.

Acariciaría todos y cada uno de tus latidos
besaría tus suspiros casi eternos
abrazaría tu alma con la delicadeza de la brisa fresca
y con la velocidad de un tornado
arrasaría con tu tristeza.

Te querría hasta el día en el que dejase de necesitar escribirte
para sentir a la vida vagar por mis venas
para no enloquecer por falta de sueños
para hacerte mi existencia y encontrarte mientras duermo.

Ojalá no huyas, ojalá no desvanezcas
muérete más de ganas que a secas
no te ahogues en el océano que es tu mirada
no dediques tu último aliento a tu última calada
no te lances con tus sueños al abismo
no me olvides.

viernes, 16 de octubre de 2015

Poemas

Hay poemas que llevan el ritmo en las venas,
de manera que al recitarlos todavía puedes escuchar los latidos del poeta.

Hay poemas que están inspirados en personas,
que tienen cuerpo, corazón y alma.
Que si los dejas escapar pueden salir andando, y lo que cuesta volver a encontrarlos puedes leerlo en cualquier otro par de estrofas. 

Hay poemas que respiran, y no precisamente palabras.
Que hablan, caminan y se enamoran de la forma más prohibida posible.

Hay poemas que saben tan bonitos recitados en la boca correcta,
y no es necesario oírlos hablar.

Hay poemas que llevan tu alma, corazón y cuerpo.
Hay poemas que llevan tu nombre oculto entre los versos.


domingo, 6 de septiembre de 2015

Abril

Te esperé como esperan los poetas ir al cielo,
como esperan el invierno en el día más caluroso del año:
te esperé como espera un corazón roto que alguien vuelva a juntar sus pedazos,
como esperan las almas caóticas ser amadas por su desorden.

Abril fue testigo de nuestro primer encuentro,
y Mayo fue la prueba de que también se podía encontrar el amor en lugares vacíos.
Junio me susurró que arte éramos nosotros cuando estábamos solos,
y Julio nos hizo cosquillas bajo las sábanas.

Agosto fue el culpable de que conociese a tus demonios,
y Septiembre me confesó que en otoño sonreías cuando las nubes lloraban.
Octubre nos recibió con los brazos abiertos,
y Noviembre descubrió conmigo las constelaciones de tu cuerpo.

Diciembre nos desnudó a versos para acariciarnos hasta la médula,
y Enero escribió nuestra historia.
A Febrero le confesé que yo no era poeta,
pero que de igual manera iba a terminar en el infierno.
Marzo nos dijo que en el cielo no habría sitio para los dos,
y Abril se despidió de nosotros con los ojos cerrados.

Yo también cerré los ojos cuando me dijiste hasta luego,
porque vi a mi alma decirle adiós a mi corazón cogida de tu mano.

sábado, 5 de septiembre de 2015

Ya no

Lo que no siento
es que un día amanezca
y se de cuenta
de que ya no me quiere
porque supongo
que tendrá sus razones
aunque duela
sino que
un día
porque sí
se de cuenta
de que nunca antes
me había querido.

De lágrimas y gotas de lluvia

Que se hagan presentes los que dicen sentirse infinitos para robarles un poco de eternidad, porque hoy no siento a la vida vagar por mis venas.
Debería de estar en casa, ya entre las sábanas. El cielo está triste y tengo los ojos lluviosos desde hace dos canciones. Estoy esperando a la puesta de sol, pero parece que hoy se está haciendo de rogar. Quiero tocarla con la yema de mis dedos y sentir al universo en la palma de mi mano.
Ayer la miré a los ojos y pude ver como se le dilataban las pupilas a la velocidad de la luz. Observé mi reflejo en ellas y caí en la cuenta de que las estrellas también son capaces de brillar durante el día, pero no por mí, sino por ella. Estuve entre sus brazos un par de minutos mientras pensaba en todo lo que la iba a echar de menos en cuanto se marchase. Y, tan rápido como noté su presencia, se desvaneció dejando a mis brazos con una sensación de vacío interna.
Ver como desaparecía se sintió como un balazo que dio de pleno en el corazón.
Estoy sentada en la acera una vez más, rogando porque no haya decidido consumirse.
Las gotas de lluvia comienzan a mojar mi cuaderno, pero no son las nubes las que lloran, sino mis ojos.
Casi sin querer dejo caer el bolígrafo al asfalto y me pregunto cómo he podido llegar hasta este punto, y el simple hecho de buscar la respuesta genera más preguntas a las que prefiero no encontrar palabras para contestar.
Estoy calada de tinta hasta la sangre. La respiración entrecortada no deja que fluya y la tengo hecha un nudo en la garganta. Me tiembla hasta el alma, y por mucho que quiera echarla fuera no puedo hacerlo, porque con ella le escribo cada día. Desde el amanecer hasta el atardecer. Desde que abro los ojos hasta que empiezo a soñar despierta.
Y no sé qué sería de mí si la perdiese, aunque tampoco la tenga. A la puesta de sol, quiero decir. A la que el foco más brillante no puede compararse porque es la única que da luz a mi vida.
Y sé que uno debe de ser suyo antes que de nadie, pero yo prefiero ser suya antes que ser destruida por mi propia persona.

viernes, 4 de septiembre de 2015

Punto y coma

Eres como esa canción que suena en la radio los domingos
que me sé de memoria
que no se me olvida un solo toque de baqueta
o el solo de piano que dura 12 segundos.

Eres como ese abrazo inesperado que dura más de lo debido
que te acaricia la espalda en el transcurso
te deja los brazos con ganas de otro
y te besa la frente porque no le apetece agacharse.

Eres como ese dibujo a medio acabar
que lleva de mano a una sombra invisible
que lleva como título una coma y un punto
porque hay instantes efímeros que se detienen en mitad de un suspiro.

miércoles, 19 de agosto de 2015

Suspiros

Hay suspiros que duran una vida
Otros una eternidad
Y la mayoría de ellos solo duran unos cuantos segundos.
El tiempo de duración depende de la intensidad que le des al suspiro
a quién se lo dediques
y por quién suspires.
Uno puede suspirar por aburrimiento
por una pérdida
o por haber encontrado o ganado algo.
Por oír una balada demasiado pegajosa
por haber pensado más de la cuenta
porque te hayan pisado mientras bailabas.
Por ti
porque probablemente se te de mal mentir
por haber dormido doce horas.
Uno suspira
la mayor parte de su tiempo
y no sabe la razón del por qué
lo hace. 

Tarde de verano

Era una calurosa
tarde de verano
todavía pasado,
y me abrazaste
tan fuerte
que sentí  frío.

viernes, 19 de junio de 2015

Margarita

Ya no evocaba su recuerdo. 
Es más, casi ni le soñaba. 
Salía, e iba a dar una vuelta por la ciudad, y tampoco le buscaba. 
Ni siquiera pensaba en su rostro, ni en el mar que había en sus ojos, y mucho menos en sus rosados labios.
Caminaba alrededor del lugar en el que nos conocimos, y no parecía que nuestra presencia hubiera permanecido allí durante días, aunque lo hubiéramos hecho.
Aunque nos hubiéramos quedado a dormir bajo las estrellas, y me hubiera señalado la más brillante de todas y me hubiera explicado la razón del por qué ella estaba ahí y hubiera acabado con la razón del por qué estábamos nosotros allí esa noche.
Aunque me hubiera confesado que era la primera vez que se enamoraba tan profundamente.
Aunque le hubiera respondido que le comprendía.
Aunque aquella noche la luna brillara más que nunca, y las hojas de los árboles parecieran que estaban acechando nuestro encuentro y escuchando nuestras palabras.
Estábamos en primavera, todavía lo recuerdo.
Me estaba abrazando mientras inventaba historias y me las contaba al oído según se le iban ocurriendo.
Una de ellas hablaba sobre una margarita que le gustaba disfrazarse de rosa porque odiaba su simple aspecto y su personalidad mediocre.
Y, entonces, me tendió una margarita en la palma de la mano y me ordenó que jamás la deshojara.
Pero, con el tiempo se le fueron cayendo los pétalos y se quedó siendo la inflorescencia de la planta con su pequeño tallo verde.
Y nunca volvió a disfrazarse de rosa porque empezó a gustarse tal y como era. 
Y se dio cuenta de que era bonita, y de que su personalidad era más de lo que ella pensaba.
Y todavía sigue viva, aunque no lo parezca.
Y en realidad si evoca su recuerdo.
Y le sueña todas y cada una de las noches.
Y le busca como se buscan las cosas que más se quieren en el mundo.
Y tiene más que claro que buscando no se encuentra nada, así que deja de buscarle, y le encuentra en el lugar en el que se vieron por última vez con nuevas historias que contar.

7

Puedo decirte
que te quiero
y hasta en la china
lo entenderían
porque el idioma
del amor
es universal.

miércoles, 3 de junio de 2015

miércoles, 27 de mayo de 2015

Gris

Si el blanco está muy lleno
y el negro muy vacío,
¿cómo está el gris;
medio lleno,
o medio vacío?

martes, 19 de mayo de 2015

Matemáticas

El amor es como las matemáticas;
si no lo entiendes
no puedes hablar de él.
Aunque,
si te soy sincera
el amor no se entiende
el amor se siente
y aunque no pueda sentir las matemáticas
puedo decirte que uno más uno
no son dos
somos nosotros.
Y no sé si eso será amor,
pero lo siento como si lo fuera.

Mar

Nunca he comprendido el por qué el mar es azul.
Si es porque se refleja en el cielo, o es azul porque quiere serlo.
Porque ya había mucho color esperanza en el mundo.
Demasiado amarillo.
Luz, claridad.
Y él eligió ser azul porque quiso.
Porque a veces es tranquilo, y cuando se enfurece te lleva consigo.

Microcuento

Antes de nada
y después de todo
él me enseñó a quererme hasta las trancas
con solo mirarle a los ojos.

Aferrarse

Y pregunto
por qué
nos aferramos
a algo
a lo que no
pertenecemos
porque quiero quedarme
a vivir aquí
en su corazón
aunque no pertenezca
a sus latidos
ni a su sangre.
Y es que hay lugares
a los que uno
no pertenece
pero quiere quedarse.
Porque uno no es
de donde nace,
uno es de donde
elige ser.
Y yo
te elijo
a ti.

(A)Marte

He estado pensando sobre nosotros
de donde venimos
y a donde vamos
y en mi cabeza se han creado
cientos de preguntas
que comienzan por
Vamos
y terminan con
A de Marte
porque venimos de Fobos
y Deimos
y vamos a encontrarnos
pero no sé si será como un nosotros
o como un tú
y yo
porque quizá solo somos
un fuimos
que nunca fue.

domingo, 3 de mayo de 2015

Esperanza

Hoy voy a llorar tantas flores que hasta la primavera va a sentir envidia de mis ojos.
O quizá llore lágrimas en blanco y negro.
Y luego haré que sean amarillas.
Y después rojas.
Y por último azules.
Y estás últimas las mezclaré con las segundas y crearé las lágrimas verdes, del color de la esperanza.
Y con ellas pintaré en un lienzo tu rostro
y formaré tu sonrisa con las flores que lloré mientras escribía este texto sobre la hoja de papel que ahora descansa sobre tu espalda.

sábado, 2 de mayo de 2015

-

No te puedes hacer una idea de lo jodidamente brillante que estaba el cielo ayer.
Con sus veinte estrellas por metro cuadrado, y la luna envuelta en ellas.
Me estaba sonriendo, te lo estoy jurando.
Y me miraba de una manera que hacía que mi cuerpo se estremeciera de pies a cabeza.
Y no veas como hablaba.
No se callaba.
Y le conté nuestra historia, esa que suelo redactar a las dos de la madrugada,
cuando ya tu alma ha decidido irse a descansar.
Y no sé que horas serán
pero sé que el cielo no volverá a brillar como el día de ayer.
Y no veas como esperaba a que le mirases
pero nunca más te vio asomarte a la ventana,
ni mucho menos subirte al tejado para cantarle.
Y no veas como las estrellas lloraban
esperando un regreso que nunca volvería a suceder.
Y no veas lo que me está costando escribir esto
porque ayer grité con ellas como si me hubieran robado la razón por la cual sigo viva
y no tuvieran intención de devolverla.
Y a pesar de todavía no encontrarla, sigo escribiéndote porque la voz no me permite decirte lo mucho que te quiero y he querido siempre.

15

Anoche volví a soñar contigo.
Es tan placentera la sensación de dormir y sentir que me vas a querer mientras lo hago.
Tan triste el despertar y darme cuenta de que ya no estás.
Querría descansar toda la vida si así soy correspondida.
Hoy me declaro otra persona.
Hoy, para ti, soy un enigma.
Mañana tal vez sea una adivinanza, o quizás una fábula.
¿Podrías buscar en mí la moraleja que contengo?
Porque necesito encontrarme.

lunes, 27 de abril de 2015

Quería volar

Todo comenzó hace unos años
cuando aún era niña y odiaba las matemáticas 
las divisiones se le daban mal
porque no entendía de razones ni de cocientes
y tampoco comprendía que a veces uno más uno no son dos
porque si uno no quiere no se puede
y durante aquellos años se le llenó demasiado el vaso
pero no lo comparó con ningún otro porque posiblemente las comparaciones tampoco se le dieran bien
y siempre soñó con volar porque todo el mundo le decía que era imposible
y más tarde comprendió que hay algunas cosas que no están destinadas a ser y por esa misma razón dejaban de quererse
y se dio cuenta de que las comparaciones no eran lo suyo cuando se dio de bruces contra el vaso e hizo que se derramara 
y aprendió a volar solo para demostrar que todo podría ser posible
y los llamó a todos para que observaran el espectáculo
y le pareció que todo el mundo gritaba su nombre con horror
y una de sus alas estaba rota
y ya no eran dos sino una
y se vio reflejada en el agua y se comparó con la campeona de natación de la secundaria porque ella no sabía nadar

y saltó con los brazos abiertos sin pensar en un final menos trágico para esta historia. 

jueves, 23 de abril de 2015

Querer

No quiero que me quiera
porque yo le quiero
y tampoco que lo haga por inercia
quiero que me quiera
porque no se necesita a alguien para ser feliz
y pese a eso no quiere perderme
quiero que me quiera
porque lo siente cada mañana al despertar
aunque un día ya no despierte
quiero que me quiera
porque quizá esta noche se lo confiese
y me apetece oír que él también lo hace
que se quiere
y me quiere.

miércoles, 1 de abril de 2015

Sentirse vivos

Escúchame
quiero contarte una historia
sobre una niña
que creció
y escribió
solo para no
envejecer
porque había oído decir
que haciendo cosas
que la hicieran sentir viva
podría morir
sin sentir dolor
y lamentablemente
murió
dejando la última hoja
de su historia
en blanco
y le gustaría que alguien
borrara los puntos suspensivos
con los que acabó
y continuara su vida
como si aun su cuerpo
y alma
siguieran ahí
porque no hay final
para quienes viven 
con la ilusión
de sentirse vivos. 

Antónimos

Esta mañana
mi hermana me dijo
"Con mentiras
no llegas a ninguna parte"
Y le contesté
"Con verdades
tampoco".

lunes, 30 de marzo de 2015

Muy nuestros

Yo soy suya
y no sé si él es mío
pero si sé que somos muy nuestros
muy de peculiaridades
muy de querernos a solas
muy de atardeceres en los lienzos que pintamos con los dedos mientras me abraza por la espalda
muy de amarnos en otro idioma porque los nuestros ya están demasiado desgastados
muy de canciones que duran más de cuatro minutos
muy de solos de guitarra
muy de «no importa si hoy no te quieres, yo tengo amor de sobra para ambos»
muy de recoger las hojas en otoño
muy de lanzarnos bolas de nieve en invierno y después disculparnos
muy de regalarnos flores de papel en primavera
muy de desnudarnos en verano
muy de silencios
muy humanos
muy nosotros
muy íntimos.


miércoles, 25 de marzo de 2015

El arte de ser quién eres

Hay quien dice
que existen tres tipos
de persona:
la primera, que no sabe
que es al amor
y lo experimenta
por primera vez
y se hace adicta a él
la segunda, que aún sabiendo
lo que es el amor
lo que significa
y experimentándolo
no se siente agusto
y la tercera,
que sabe lo que es
lo que significa
y lo experimenta
por primera vez
sin darse
cuenta.

sábado, 21 de marzo de 2015

Karma

Y así es el karma.
Un día te despiertas
y por odiar algo
acabas amándolo.
Tú odiabas amar
y ahora matas por amor.


martes, 17 de marzo de 2015

Fin

Érase una vez
una cerilla
que se encendió
y alguien
la sopló.
Fin.

Esta es la prueba
de que no
siempre
puede haber
final
feliz. 

miércoles, 4 de marzo de 2015

Ruinas

Le vi sentado en el muro que separa la zona de espera para los pasajeros de los trenes y las vías de estos. Me acerqué y tomé asiento a su lado desviando la vista hacia el papel que llevaba entre sus manos.
Luego observé su neutral rostro sin articular una sola palabra y extraje la cámara de mi bolso para tomar una fotografía de su silueta, en blanco y negro.
No se molestó, ya que sonrió.
Me tendió el sobre en el que podía leerse con claridad la palabra "ruinas" en la esquina. Cuando levanté la cabeza para cuestionar el por qué de su acto, se había marchado. Desconcertada, desdoblé la hoja y comencé a leer lo que aquel joven había escrito en una fina y delicada caligrafía.
"Esto es para ti, mi querida Ruinas. Muchos hablan sobre lo que causas en Roma, y en otros lugares del mundo escriben textos de desamor utilizando las mismas razones. Pero, esta vez, haré cambiar la monotonía y te escribiré una carta en la que hable de ti afectuosamente. Y diré:
Tú, R; que destruyes tanto como construyes.
Tú, U; que lloras tanto como sonríes.
Tú, I; que no devuelves tanto como robas. 
Tú, N; que te llevaste contigo mis noches en vela, y con ellas a mí. 
Tú, A; que no trajiste de vuelta mi corazón.
Tú, S; que regresaste y ahora conmigo te dejo marchar".
Y me quedé allí, pensando... pensando hasta que vi pasar al siguiente tren por las vías. Antes de subirme, me giré hacia el nombre de la estación.
... pensando en sí las despedidas y los reencuentros se escondían bajo el seudónimo de las ruinas.


sábado, 28 de febrero de 2015

Suspiros

Noches soñando
un ojo abierto
el otro contigo
Besos en tu rostro
caricias en mi cuerpo
y el amor en la cama
Música en la radio
luna y estrellas en el cielo
tú conmigo
Uno solo en la habitación
calor
y suspiros
te quiero
digo
no te vayas
respondes
y despierto