domingo, 21 de diciembre de 2014

Diciembre

El invierno se derrite entre mis dedos,
y las lágrimas grises inundan el cielo.
Me dirás lo bonitos que se ven mis ojos
cuando la luna se refleja en ellos,
y te contestaré que no es la luna la que produce
que estos brillen como lo hacen,
porque las estrellas necesitan
oscuridad para brillar:
Y no he dejado de mirarte
durante toda la noche.


No hay comentarios:

Publicar un comentario